El kirchnerismo alimentó un monstruo hasta hacerlo gigante: Jaime Stiuso. Espió por una década a políticos, jueces, empresarios y periodistas. Y a cualquiera que molestase al Gobierno. Sirvió siempre a Néstor y a Cristina casi hasta el final, cuando se opuso al pacto con Irán y de pronto se convirtió en una carga para ella.

Cristina creó o intentó crear otro monstruo para deshacerse del antiguo: el general César Milani, que había ejercido el oficio en la represión ilegal.

Pero en la SIDE, rebautizada AFI y ya en manos de Oscar Parrilli y Juan Martín Mena, sentó en la silla de Director de Contrainteligencia de Stiuso a un militante de La Cámpora: Rodolfo Tailhade.

Fue a comienzos de 2015. La Dirección de Contrainteligencia es el corazón de la AFI. Maneja nada menos que el espionaje y la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. Las áreas más sensibles. Tailhade fue escalando hasta allí desde el muy modesto puesto de concejal en Malvinas Argentinas.

Nació en Choele Choel, Río Negro, y se radicó en el Conurbano. Estudió Derecho y se metió en La Cámpora, que en 2013 lo premió como cabeza de la lista del Frente para la Victoria por encima de dirigentes peronistas con pergaminos a nivel local. El experimento no funcionó: Tailhade sacó menos de la mitad de los votos que Jesús Cariglino, en esos días enrolado con Sergio Massa.

Aun así, el resultado le aseguró una banca en el Concejo Deliberante. Tailhade le debe todo a Wado de Pedro, mano derecha de Máximo Kirchner.

 

Llegó a él a través de Santiago Carreras, el hombre de La Cámpora en Fútbol para Todos que junto al empresario y sindicalista Víctor Santa María intentó arrebatarle a Daniel Angelici la presidencia de Boca.

Sin dejar la concejalía ni el sueldo de concejal, Tailhade fue transferido por Máximo y por De Pedro a la Inspección General de Justicia, que es como decir el organismo que regula la vida de las empresas. Y es como decir también el organismo que, comandado por Tailhade, terminó de encubrir la escandalosa apropiación de Ciccone.

Tailhade después quiso ser intendente de Malvinas. Otro fracaso: perdió la interna kirchnerista con el actual intendente Leonardo Nardini, bendecido por Alicia Kirchner. Pidió licencia como concejal para ir con De Pedro en la boleta de diputados nacionales. Esta vez finalmente coló.

Ya diputado, Máximo y De Pedro lo ubicaron en otro lugar estratégico: el Consejo de la Magistratura. Y le dieron otra misión: bombardear denuncias contra el macrismo, incluyendo al propio Macri. Hasta ahora acumula muchos esfuerzos y ningún resultado.

Hizo denuncias para todos los gustos. No le importa si lo que dice se corresponde con la realidad: la normalidad es no tener pruebas.

Denunció a Macri y Alfonso Prat-Gay por las Lebac. A Gómez Centurión por apología del crimen. A Lombardi, por defraudación. A Luis Caputo por el dólar futuro y al fiscal Marijuan por abuso de autoridad. La lista sigue, entre otros, con Nicolás Massot, Fabián Rodríguez Simón y Germán Garavano. Marcha invicto: no ganó ninguna.

 

Ningún juez le dio la derecha. Tampoco Bonadio, ante quien había denunciado a funcionarios de la AFIP por dar información secreta a Stolbizer y a Carrió. Esta vez a Tailhade le fue peor todavía: Bonadio encontró que sus pruebas y las del abogado Sánchez Kalbermatten fueron falseadas. De denunciante pasó a denunciado.

Quizás ha llegado la hora de que Tailhade cambie de rubro.

Artículo anterior“Tenemos dos problemas, las tarifas y las importaciones”
Artículo siguienteLa imposible tarea de Miguel Díaz-Canel