En “Los apuntes del día”, Eduardo Feinmann habló con María Julia Olivan, periodista de borderperiodismo.com, sobre la tiranía de la felicidad.

Repasá las frases más destacadas

-“La gente se aleja de la persona que tiene problemas o mala onda”

-“Se le adjudican superpoderes al pensamiento positivo”

-“La escritora tuvo cáncer de mama y acudió a un grupo de autoayuda”

-“Hay un discurso instalado en relación a la mujer multi-tasking”

-“Un estatus que es una dictadura de positivismo. Una carrera en la que no llegas al fin”

-“Me tocó en lo personal, con el diagnóstico de Antoñito de autismo. Durante un año trabajé y mantuve la rutina. Sentía culpa por no poder lograrlo todo. Alguien me había metido en la cabeza que podía lograr todo”

-“Las frases positivas estaban en los sobres de azúcar. Ahora también vienen en las toallitas femeninas”

-“Leyendo ayer las declaraciones de la vocera presidencial, Gabriela Cerruti sobre como piensa que estamos los argentinos, que la mayoría del tercio de los trabajadores recibía más de 100 mil pesos, que 35 millones de argentinos se habían ido de vacaciones”

-“Es una lectura del positivismo”

-“La otra lectura posible es que no hay otro sentido para una familia argentina que, si le sobran 30 o 50 mil pesos, gastarlos porque no podes ahorrarlo”

-“Cuando era chica no gastaba para comprarme un departamento propio. Había un país donde era posible”

-“Lo podes tomar como Gabriela Cerruti o por el otro lado”

-“Si no fuera la vocera, se podría poner un local de velas o yoga. Ahí el positivismo tonto sirve”

Artículo anteriorEduardo Feinmann sobre las críticas a Lacalle Pou: “Es el mundo del revés”
Artículo siguienteSilvia Stang, sobre la reforma previsional: “Buscan soluciones temporales a un problema que es de fondo”

1 COMENTARIO

Comments are closed.